Leo y la decoración.

En esta nota de Leo. Pomposa y exuberante, irradiando abundancia por todas partes se nos presenta la Casa Leo. Desde mucho antes de traspasar el umbral notamos el destello solar que rige este signo.¡Flores rojas por todas partes, alfombras, grandes muebles y jarrones y sobre todo mucha luz y Sol! Amante de la gente, la fiesta y […]

En esta nota de Leo.

Pomposa y exuberante, irradiando abundancia por todas partes se nos presenta la Casa Leo. Desde mucho antes de traspasar el umbral notamos el destello solar que rige este signo.¡Flores rojas por todas partes, alfombras, grandes muebles y jarrones y sobre todo mucha luz y Sol!

Amante de la gente, la fiesta y la vida social, los Leo tratan siempre de tener su casa dispuesta a cualquier actividad que se presente. Por eso sus muebles tienden a ser grandes, cómodos, espaciosos, y abundan las mesitas auxiliares donde los invitados puedan poner sus copas de vino, sus platos con bocadillos y sus cócteles mientras conversan animadamente entre si.

La Casa Leo está viva y parece querer expresarse en todo momento de una forma artística. Claro, no todos los nativos de este signo son pintores, actores o escultores, pero esto no limita su creatividad que se traduce en cocinas diferentes, baños con toques insospechados y dormitorios que no siguen una regla fija más que la de indicar la grandeza y opulencia, y por supuesto, su magnanimidad y corazón generoso.
Oro y dorado, plantas exuberantes, orquídeas y animales exóticos. Si hay alguna mascota en la casa será un gran perro, un mastín, un labrador, un pastor alemán. Si es un gato será de alcurnia, siamés, consentido.

La Casa Leo necesita un gran comedor, una enorme cocina, una terraza donde puedan expandirse y divertirse a lo grande, pero eso sí, con clase y categoría.

Inclusive en las casas cuyos moradores poseen menos recursos se nota el impacto dramático que inspira a la grandeza.

Grandioso para decorar

Los muebles de estilo van bien con su personalidad siempre y cuando reflejen una época regia. Los grandes sofás con arabescos, la mesa enorme siempre llena de frutas y con los platos listos para esperar al siguiente invitado.

Si su solvencia económica lo permite compran objetos de arte costosísimos y hacen que el oro prolifere por todas partes, pero evitando la  chabacanería y el mal gusto típico de nuevos ricos poco educados. El Leo de clase sabe tener una casa de primera, mientras que el que se va al otro extremo puede ir de lo sublime a lo ridículo.

Aunque haya piso de madera o mármol la alfombra roja maravillosa no puede faltar ni varios equipos de audio para crear distintos ambientes en la casa con música que satisfaga los gustos de todos.

¿Y qué encontramos al mirar al techo? ¡Lámparas enormes, fabulosas e impresionantes! Focos de luz que convierten la noche en día y hacen que verdaderamente el Sol brille a toda hora dentro de sus casas.

Fuente:

http://casa.univision.com

Leo y la decoración.
4.56 / 5
4.56 - 40 Votos

También te puede interesar