Escrito por

Decoración japonesa.

En esta nota de DecoraciónInteriores vamos hablar sobre un estilo de decoración para nuestro hogar, el estilo japones.


El mundo oriental ha invadido todos los aspectos de nuestra vida. Claramente la decoración de los hogares no es la excepción, y cada vez se ven más casas o apartamentos decorados al estilo japonés, el cual le otorga a las habitaciones mucha tranquilidad y reposo, pero además imprime en nuestras viviendas un aire de equilibrio que raya casi en el misticismo.

Vamos a hablar entonces sobre la vivienda tradicional japonesa, para dar a conocer así todos los elementos y las características que pueden incorporarse en la casa, desde pequeños detalles hasta crear un verdadero ambiente japonés.

Características del estilo japones:

La casa japonesa tiene una estructura de madera, con paredes muy finas. Sus puertas, hechas de papel japonés o shôji, son corredizas o incluso son biombos que funcionan, además como divisiones entre estancia y estancia, por lo que en realidad no hay una verdadera separación de espacios, de forma que hay una gran unidad en el espacio.

La entrada, que corresponde al recibidor de la casa occidental, es totalmente independiente del resto de la casa. Se encuentra la mayoría de las veces, en un nivel un poco más bajo del resto de las habitaciones, y contiene un zapatero, donde los japoneses colocan su calzado pues ellos no caminan con zapatos dentro de la casa.

Por otra parte, los pisos de la casa están hechos de tatami, que es una fibra natural que colocan en varias capas sobre vigas de madera entrelazadas, de manera que se permita el paso del aire, y si el tatamies nuevo, deja escapar un olor natural que los japoneses consideran relajante.

En cuanto a los muebles, los japoneses también tienen su estilo, son más bajos que los utilizados en Occidente. Las mesas estan todas diseñadas para que los comensales se sienten sobre almohadones cuadrados, llamados en japonés zabuton, en el suelo, y no en sillas como se hace habitualmente. Los sillones también se encuentran más cerca del suelo y las estanterías nunca se colocan en alto.

En las habitaciones, está la cama que para los occidentales es un elemento necesario, sin embargo los japoneses no las utilizan, sino que duermen sobre una especie de colchones de algodón llamada futón, que durante el día se guarda en armarios diseñados para tal propósito, denominados oshiire. esto permite que durante el día la estancia ofrezca mayor espacio.

De igual forma, el baño es bastante particular, porque cuenta con una especie de bañera llamada ofuro, en la que una persona adulta puede sumergirse hasta los hombros. Este implemento es más un complemento del baño, porque su objetivo no es la higiene sino la relajación y la meditación, de forma que los japoneses acostumbran darse una ducha antes de introducirse en el ofuro, así el efecto es aún más relajante.

Toda casa japonesa tradicional muestra la importancia que la naturaleza y la religión han tenido para esta cultura oriental, así que muchos de los objetos que la adornan son plantas, objetos religiosos y arte. Esta última está destinada a una habitación especial o tokoma, en ella se encuentran los bonsais y los lienzos de caligrafía tan importantes para el pueblo japonés y fuente de relajación espiritual. Latokoma es como una cueva echa en la pared, colocada sobre una plataforma más alta de tatami que el resto de la habitación.

No es que el hogar tradicional japonés se haya expandido, sí se han tomado ciertos conceptos  y parte de su organización, en tanto Occidente está sediento de posibilidades para disminuir la velocidad con que vive y así eliminar de su vida el estrés que tanto afecta nuestro estilo de vida.

Fuente:


http://www.solonosotras.com/


Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos