Escrito por

Colores en todo el hogar.

En esta nota de DecoraciónInteriores vamos a hablar sobre las formas de combinar y usar los colores en cada habitación de la casa.

Esquema de Contraste:

Tener en claro que son los colores complementarios es fundamental para entender esta forma de elegir los tonos para la decoración. Es una arriesgada elección por lo tanto hay que tener en cuenta el sitio donde será aplicado, el ambiente que desea generar, los muebles u objetos con los que cuenta, la intensidad del complemento.

Los lugares en donde se recomienda poner los altos contrates deben ser sitios de paso, donde se permanezca poco tiempo, por el motivo que pueden llegar a ser agobiantes y crear fatiga visual. Los baños, cocinas, o un recibidor pueden ser una opción. No es recomendable para habitaciones, oficinas, estudios, salones o sala de espera.

Proporciones e Intensidad:

No se recomienda que ambos colores se presenten en proporciones iguales, sino que uno subordine al otro en mayor presencia.

Si desea que el área decorada no sea tan excitante y quiera aplacar los complementos puede optar por elegir colores neutros o blancos para las paredes y destaque los complementarios en el decorado, como en cojines,cortinas, adornos, cuadros, floreros, etc.

Generadores de Sensaciones:

Estos colores generan ambientes activos, dinámicos, alegres, por lo tanto no fomentan la pasividad y concentración.

En ocasiones podemos recomendar determinados colores para cada uno de los ambientes que componen un vivienda, de acuerdo a la actividad que se lleva a cabo en ese espacio o su estilo, pero no necesariamente una habitación debe ir en un color determinado. Se deben priorizar los gustos de cada uno de los habitantes, quienes son los que convivirán con la tonalidad elegida.

Podemos decir con mayor certeza cuáles son los colores que no son recomendables. Hay que cuidarse con el rojo en los dormitorios, con las tonalidades oscuras o cálidas en espacios pequeños o siempre combinar una tonalidad neutra con los colores vibrantes.
Tampoco es recomendable llenar de colores, sino mantener espacios en coordinación con el resto de la casa. Unos ejemplos de cómo usar diversidad de tonalidades pueden ser:

Primero escoger un tono principal, y pintar una de las paredes de un color distinto en cada uno de los ambientes. Por ejemplo la tonalidad principal podría ser el arena, con una pared vino para el salón, verde para el dormitorio principal, rosa o celeste para la habitación infantil, etc.

Luego escoge una paleta de colores de la misma familia. Suponiendo que haz escogido los verdes, podrías utilizar un verde pistacho para la cocina o el comedor, y una tonalidad más suave para los dormitorios. Recomiendo utilizar los colores más oscuros para espacios más amplios.

Y ahora genera un espacio especial, ese espacio puede ser el salón, el comedor, que deberás pintar de un color distinto a todos los ambientes de la casa. Y trata de integrarlo al resto de los ambientes utilizando telas y complementos decorativos similares.

Fuente:


http://www.pintomicasa.com/

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos