Cáncer y la decoración.

En esta nota de Cáncer. Al llegar a la Casa Cáncer nos damos cuenta que estamos ¿en familia?. Desde la entrada, acogedora, con plantas y flores que generalmente crecen libremente, pero en armonía, pasando por todas las áreas de su vivienda, se respira el calor del hogar. La mayoría de los cancerianos prefieren muebles antiguos, de […]

En esta nota de Cáncer.

Al llegar a la Casa Cáncer nos damos cuenta que estamos ¿en familia?. Desde la entrada, acogedora, con plantas y flores que generalmente crecen libremente, pero en armonía, pasando por todas las áreas de su vivienda, se respira el calor del hogar.

La mayoría de los cancerianos prefieren muebles antiguos, de carácter, que les traigan siempre recuerdos de su infancia, aunque también, siendo un signo muy variable como la Luna que les rige, pueden optar por lo opuesto, líneas muy sencillas, del tipo ?zen? con mucho espacio interior, aunque siempre, en donde menos pensamos, se revelará su sello personal, que es demasiado fuerte, en los detalles que no escapan al ojo inquisidor: su conexión al recuerdo y a la familia.

Sin embargo, no vaya a pensarse que la casa canceriana es un almacén de trastos inservibles ni mucho menos. Aunque bien es cierto que les cuesta gran dolor separarse de un mueble viejo, un baúl de recuerdos o una mesita que han tenido consigo desde la infancia, saben combinar las antigüedades con su sentido práctico pues de los tres signos de agua es el que más bien plantados tiene los pies sobre la tierra.

Además, poseen ese conocimiento interno, intuitivo, que les ayuda a tener un alto sentido de la decoración y el equilibrio, así como de buen gusto en cuanto a los adornos florales, disposición de sus muebles y selección de elementos auxiliares.

Rodeados de fotos y recuerdos

Los retratos familiares y recuerdos de la infancia surgen en todos los rincones. No es nada raro encontrarnos mansiones cancerianas enormes en las que junto a obras de arte de gran valor material aparece un dibujo hecho por el niño cuando era pequeño, enmarcado bellamente, y una galería de fotos donde está desde el bisabuelo hasta los hijos de los primos segundos que viven en otro país, que ni siquiera han visto, pero cuyas fotos atesora como parte más de su gigantesca familia extendida, y por supuesto, otra sección muy importante con las imágenes de los buenos amigos y los tiempos felices compartidos.

¡La cocina canceriana!
La cocina es una pieza vital en casa canceriana pues siendo el signo maternal y cálido por excelencia, y amante de la mesa compartida, pasan gran parte del tiempo en ella, bien sea preparando algún plato, sentado en una mesa auxiliar conversando con sus amigos o parientes compartiendo un bocado, o colocando plantas y adornos para convertirla en un lugar lleno de vida. ¡Adora alimentar a sus huéspedes y visitas!

Las habitaciones, los baños y pasillos reflejan la singularidad que les caracteriza. Combinaciones eclécticas donde se fusiona lo antiguo con lo moderno, flores y aromas, rincones místicos para desarrollar la parte intuitiva de su signo, su tendencia a la meditación, el silencio interior y a no ser molestados. Su casa tiene que ser cómoda, acogedora. No es un sitio para mostrar a los demás como una vidriera de lujo, sino un lugar para vivir donde se sienta infinitamente bien.

Fuente:

http://casa.univision.com

Cáncer y la decoración.
3.90 / 5
3.90 - 38 Votos

También te puede interesar