Escrito por

Cómo renovar tu casa para el verano.

En esta nota de DecoraciónInteriores vamos a ver cómo cambiar el estilo de tu hogar con colores de invierno a un estilo cálido con colores suaves para el verano.

Llega el verano y hay que despedir al invierno para eso es necesario renovar la decoración de nuestra casa y así recibir los cálidos rayos del sol estival que es una tarea muy reconfortante, porque las tonalidades que traen consigo las temperaturas veraniegas llenan de alegría todos los rincones de la vivienda y sin duda un estilo muy recomendable ya que le dan frescura al hogar.

Predominan las telas livianas, los materiales ligeros y también los accesorios brillantes. La estética que impone la estación más esperada del año revitaliza la vivienda y lo bueno es que no trae consigo grandes gastos.

El uso de los colores es el secreto para recibir al sol del mejor modo posible en nuestra casa. La decoración de un hogar refrescante no sólo se basa en la pintura que se le pone a las paredes, sino también en los tejidos y a los elementos vegetales. No se trata de disponer de un mobiliario de invierno y otro de verano, simplemente se puede pasar de un estilo de decoración de temporada con solo una cuestión de toques sutiles.

Consejos para emplear colores en las paredes:

Para empezar debe predominar siempre el blanco como color de fondo para cualquier hogar porque es lo que refleja la luz, pero siempre se pueden volcar otras tonalidades de colores, porque siempre es necesario ese toque de color para personalizar el hogar, por eso que mejor que utilizar colores vivos, puede ser el verde pistacho, o un rojo pasión,  también el naranja, el azul eléctrico o un amarillo.

Con respecto a las ventanas, que son como nuestros ojos en el hogar, deben dejar entrar los rayos solares. Es recomendable apostar por telas de cortinas con menor densidad, incluso traslúcidas, como los visillos.

Lo que hacen los visillos, es aligerar visualmente el espacio porque carecen de pliegues y dejan pasar la luz, dando como resultado una luminosidad indirecta muy sugerente. En cuanto a los tejidos livianos y sus adornos, el abanico es muy amplio, de lino, de algodón, de seda, con bordados, con hilos metálicos, en red.

En el dormitorio, las altas temperaturas mandan los edredones al armario para dar paso a sábanas de algodón y cobertores finos. Hay que darle un toque de color diferente con la ayuda de estampados joviales más atrevidos, estampados, colores vivos y llamativos como fresas, limón, azules, diseños florales.

Para el salón, las acciones tampoco son demasiado complicadas. Al margen de los cambios operados en las cortinas, hay que que mirar ahora hacia el sofá, no retapizarlo, sino complementarlo con cojines.

Empleando madera podemos proporcionar una sensación muy cálida al ambiente durante el invierno, pero rodeada de los accesorios oportunos, no tiene por qué resultar pesada. Posiblemente podríamos incluír una alfombra de esparto estilo jarapa en color crema bajo el conjunto del comedor o la mesa de centro.

Por último, los aromas agradables jugarán un papel decisivo, velas y centros florales que proporcionen buen olor, distribuir por toda la casa popurrís de flores secas, velas flotantes en recipientes de vidrio y jarrones transparentes con piedras brillantes.

Fuente:


http://www.visitacasas.com/