Escrito por

El look de afeitarse la Cabeza

Uno de los estilos más clásicos para hombres es el look “cabeza rapada”, es decir, una cabeza totalmente calva. Este estilo calvo adquirió popularidad gracias a la contra-cultura punk de Inglaterra en la segunda mitad de los años 70 y fue enseguida adoptado por otros movimientos.

Lo que era en un inicio, a comienzos de los años 60, una seña de identidad de la clase trabajadora, fue adoptado rápidamente por grupos menos cultos. Hoy, el estilo calvo o de cabeza rapada no está sometido a prejuicios sociales y se ha vuelto rápidamente un arquetipo de moda (como la coleta de los años 80).

Algunos hombres optan por un estilo calvo para dar una determinada imagen. Para otros, es una cuestión de comodidad. Y, finalmente, hay quienes deciden raparse la cabeza porque padecen de una importante (y visible) calvicie, y con ello pretenden disimular lo inevitable (que puede deberse tanto a la calvicie natural como a alguna enfermedad).

Sin importar las razones por las cuales alguien se afeita la cabeza, hay algunos trucos útiles para tener en cuenta si se tiene ese proyecto:

La forma de la cabeza es importante:

Si te afeitas la cabeza con un fin estético, es necesario que consideres la forma de tu cabeza antes de sumergirte en un proyecto tan drástico. Para obtener el mejor resultado, tu cabeza debe ser simétrica, con un ligero redondeado en la parte trasera, desde lo alto hasta el hueso occipital.

Un cráneo anguloso con partes prominentes (generalmente, en el nivel de la coronilla) nunca quedará bien rapado. Presta atención también si tienes algunos rasgos salientes, como las orejas o alguna cicatriz, pues se notarán más en una cabeza lampiña.