Escrito por

Diseñar tu propio gimnasio.

En esta nota de DecoraciónInterior vamos a dar algunas ideas para montar un gimnasio en nuestra casa.

Gran parte del día por falta de tiempo muchas veces no podemos ir a un gimnasio del barrio para ejercitarnos. El gimnasio en casa es una buena solución a este problema: para hacer ejercicios en casa no necesitamos enormes espacios ni gastar mucho dinero. Para diseñar un gimnasio en una de las habitaciones de tu hogar, debes tener en consideración unos pocos aspectos, como son el espacio, el tipo de aparatos que necesitas, el presupuesto y las instalaciones eléctricas. Debes escoger un lugar que tenga una base sólida, el sótano es una buena opción. Dependiendo de la arquitectura de tu casa, puedes abrir el sótano para llenarlo de ventanas, o en caso contrario llenar las paredes con largos espejos.

Consejos para decorar el gimnasio de casa:

Una vez que tengas solucionado todo esto, lo que te proponemos es que le des un toque personal a tu gimnasio, como puede ser agregándole objetos decorativos para que pasar el tiempo ejercitando en él sea una tarea placentera y realmente disfrutes pasando tiempo allí. Puedes poner algunas imágenes motivadoras en tu pared, cuelga fotos de personas con el cuerpo que quieras tener para incentivarte cada vez que no estés de humor para hacer ejercicios.

Ejercitar en una habitación silenciosa puede ser aburrido y hacer que te fatigues más rápido. Así que asegúrate que tenga un buen sistema de sonido.  Muchos gimnasios tienen televisión, pero este elemento puede distraerte más que motivarte. Agrega dos o tres plantas a tu gimnasio, el verde le dará un aspecto refrescante y ayudará a purificar el aire del salón.

Asegúrate de colocar el tipo correcto de iluminación y en el lugar indicado. Ajusta la iluminación según tu conveniencia, queremos que te veas bien cuando te mires en el espejo para que te sientas más motivado a continuar ejercitando. Si quieres hacer yoga o ejercicios en el suelo, debes comprar lonetas. Sé un poco creativo y adquiere lonetas de diferentes colores y texturas, que contrasten con el color de las paredes y el techo.

La sala de ejercicios debe tener un aspecto que te incentive a visitarla. Pinta las paredes de llamativos y brillantes colores que ayudarán a darte ánimos para que continúes haciendo ejercicio de buen humor. Los colores pasteles, como el beige harán que el lugar luzca aburrido y aplacará tus ánimos.

Te recomendamos no llenar completamente la sala con aparatos, compra sólo los que sepas que vas a usar frecuentemente y deja espacios para poder caminar entre ellos y moverte con comodidad. Otra buena idea es instalar una heladera pequeña en la sala y mantenerla siempre con botellas de agua, bebidas deportivas o tus jugos favoritos. De este modo te evitas andar cargando con una botella en la mano.

Sé creativo y decora tu gimnasio como si se tratara de cualquier otra habitación de la casa, puedes colocar una pecera, portarretratos o cualquier objeto que te guste y convierta a tu gimnasio en un lugar especial. No importa que sean objetos que comúnmente no encuentras en los gimnasios, recuerda que es tú propia sala de ejercicios y que debes sentirte motivado a visitarla.

Fuente:

http://www.elcomercio.es