Escrito por

Decoración loft.

En esta nota de DecoracionInteriores vamos a hablar sobre un estilo de decoración en particular.

El origen del “loft” esta en la ciudad de Nueva York en los años 50, principalmente en tres de sus barrios: Tribeca, Soho y el Barrio Oeste. Estas zonas fueron las grandes protagonistas de una industria floreciente y más tarde olvidada.
La necesidad de grandes espacios y las rentas elevadas de pisos y apartamentos hizo que las fábricas y almacenes en desuso cobraran un gran protagonismo para ciertos sectores de la población. En un principio los utilizaron estudiantes y artistas de una forma más o menos clandestina; con el tiempo fueron rehabilitados y adaptados a restaurantes, tiendas, estudios de pintura o fotográficos y galerías de arte. Rápidamente su uso se trasladó al ámbito domestico, convirtiéndose en viviendas de lujo, espaciosas y confortables que invitan a la calma.

En la actualidad, las viviendas tipo loft se han convertido en todo un fenómeno social que se traduce en una forma de vida vanguardista y de alto nivel.

Cuando no se dispone de metros cuadrados suficientes para crear una estética loft, deben conectarse las zonas visualmente y tener en cuenta los siguientes consejos:

  • El loft es de estilo minimalista, donde los acabados son dados principalmente por los materiales de la misma construcción en estado aparente, consideradas de tipo económico.
  • Tiene que ser una vivienda abierta y sin muros.
  • Tiene que haber una funcionalidad en el mobiliario en todos los aspectos pero sin renunciar al confort.
  • Tiene que haber una altura considerable en los techos o de no haberla, que se cree sensaciones de altura a través de la decoración y los acabados.
  • La ausencia de puertas es fundamental,  la division de espacios es creada por cambios de nivel, texturas y colores.
  • El sistema constructivo predominante son los marcos rígidos, constituidos por trabes y columnas de hormigón y/o acero; cuya función sea cubrir grandes claros con uso de poco material y la sustitución de tabiques por otros elementos divisorios como muebles (sillones, libreros), plantas, paneles, laminas metálicas o de madera, vitroblock o cristal, etc.
  • Los espacios tienen que estar inundados por luz natural: ventanas, vanos amplios, espejos.
  • Los materiales utilizados tiene que demostrar un cierto aspecto industrial.