Escrito por

Consecuencias por exceso de iluminación.

En esta nota de DecoraciónInteriores veremos las consecuencias que le pueden traer a nuestra salud y bienestar el uso excesivo de iluminación en nuestro hogar.

La carencia de luz y sol, también puede resultar perjudicial, y dañar la salud físico-emocional de los que habiten en la vivienda. Este desequilibrio puede provocar estados depresivos y debilidad.

Consecuencias que puede causar el exceso de iluminación en nuestro bienestar:

La luz es captada por la retina transformándose en impulsos nerviosos. Éstos son conducidos al reloj interno, poniéndolo en hora. Desde aquí se transmite la señal a la glándula pineal, donde se regula la liberación nocturna de melatonina siguiendo un ritmo circadiano. Esta hormona, junto con el núcleo supraquiasmático (NSQ), es la encargada de regular los ritmos biológicos de temperatura, sueño-vigilia, y de actividad motora, entre muchos otros. Para el ajuste del reloj es necesaria una exposición a luz brillante, al levantarse, de no menos de 30 minutos al día, a la misma hora.
Cuando la luz natural no está disponible o no es suficiente en un espacio, se complementa con otros tipos de iluminación, que van desde los diversos elementos lumínicos eléctricos a las velas o lámparas de alcohol o aceite.

La capacidad que tiene la iluminación para generar actitudes, estados de ánimo y tono vital se convierte en una herramienta esencial para crear la atmósfera, el clima o el ambiente que se requiere en cada habitación. La iluminación de una habitación debe responder al uso que se desea dar a ese espacio en especial. En las habitaciones activas, el feng-shui mayormente recomienda que las luces sean muy brillantes, frente a las habitaciones pasivas donde predomina la relajación se prefieren las suaves. En los pasillos una luz tenue puede causar sentimientos depresivos, pero en un dormitorio puede permitir la relajación necesaria. Las luces bajas pueden crear ambientes románticos y relajantes. En los comedores se puede modular la luz para obtener una iluminación activa para el desayuno o cálida y recogida para la comida e íntima para la cena. También se pueden utilizar reguladores para graduar la intensidad de luz y poder crear una atmósfera adecuada, que facilite las actividades que se desean llevar a cabo en una habitación, en un momento dado. A este objeto pueden emplearse pantallas de colores para suavizar la luz y obtener las vibraciones de color que pueden potenciar los estados de ánimo. Las luces encajadas en el techo hacen que el chi fluya hacia arriba, que se eleve, por lo tanto serán muy adecuadas para las habitaciones activas e inadecuadas en las pasivas, como es el caso de los dormitorios. Como éstas luces hacen que el chi suba, no es conveniente que estén ubicadas sobre mesas de comedor o escritorios, ya que resulta perjudicial sentarse bajo ellas.

Hay otros tipos de iluminación que pueden dañarnos como la iluminación con tubos fluorescentes que puede ser dañina para el chi y el sistema nervioso de las personas. Su utilización no es aconsejable en las habitaciones activas que requieran mantenerlas encendidas sobre la cabeza de los que habiten la estancia en cierto sector de ésta, durante un tiempo prolongado, ya sea en el caso de un estudio, despacho, comedor, cocina o cuarto de estar.

Por el contrario puedes al darle un toque de color a tu cuarto poniendo luces de colores realizar la luminoterapia que te permitirá relajarte a través de las sensaciones que nos provocan la luz y el color.

Fuente:

http://www.paginadigital.com.ar

A continuación un video con un ejemplo de iluminación en habitaciones juveniles: